Un poco más de información

Muchos nos preguntáis y otros os preguntaréis si de verdad enviamos gratis o cómo podemos hacerlo, quizá es momento de dar unas pinceladas a qué tenemos en mente para el futuro.

La respuesta a las anteriores preguntas es que sí, es tan real como que las mandarinas de zumo están tan maduras que se están cayendo del árbol sin hacer bien a nadie.

Al plantearnos esta iniciativa partimos de dos principios básicos:

  • No compartimos una visión pesimista de la situación, nos ha ido mal pero si no hacemos nada nos irá peor, tomémoslo como un aviso y convirtámoslo en un motivo para hacer cosas nuevas, divertidas y positivas.
  • No podemos competir con las grandes superficies en vender fruta, las más de las veces todos acabaremos yendo a una gran superficie a comprar fruta y verdura, simplemente es más fácil y barato.

Lo anterior no son principios excluyentes, si se puede traer una naranja del fin del mundo y que sea más barata que la que nosotros producimos, que así sea. Hasta que tengamos los medios para cambiar un sistema que lo permite jugaremos con sus reglas, pero eso no quiere decir que sus reglas nos obliguen a perder el juego. Los buenos jugadores de póker lo son porque sacan el mejor partido a las cartas que les dan, sean buenas o malas.

Con eso en mente revisamos nuestras cartas y vemos que la naranja es una carta que no vale en la jugada porque la baraja está llena de ellas, sin embargo tenemos cartas únicas. La preocupación, cada vez mayor, del público por un mundo sostenible, el lugar donde producimos esa naranja, la cultura que lleva asociada, el maravilloso clima cuando la naranja está en flor y madura. Éso no puede traerse de la otra punta del mundo, eso lo hemos de disfrutar aquí.

Así las cosas, podemos jugar esas cartas de forma que alrededor del cultivo de la naranja y el entorno donde las producimos creemos diversión, emoción y cultura sostenibles.

¿Y si os ofrecemos disfrutar de un día distinto de fallas sostenibles (¡ríete tú del Burning Man! :)) con sol y cielo azul para disfrutar de los placeres culinarios del valle donde se cultivan las naranjas, disfrutar las rutas alrededor y, cómo no, aprovecháis para llevaros unos besos a casa para recordar ese día una semana más?

O asistir a un concierto sostenible en el parque cercano, aderezado por el olor a azahar de una noche de Semana Santa, precedido de una ruta a caballo por el valle y ¡os lleváis las naranjas!

Y mientras tanto puedes seguir recibiendo tus naranjas en casa para recordar esos días.

Entregar frutas online de por sí tiene sus retos si lo miras desde un punto de vista sostenible. Nosotros mismos estamos aprendiendo sobre la marcha. Un ejemplo producto de la velocidad: las mallas que usamos para enviar nuestras naranjas son de algodón orgánico, pero al mirar detenidamente vimos que son made in china. ¡Nos dábamos de cabezazos en la pared! ¡Y habíamos comprado 100! Ya corregiremos eso con el tiempo y con el aprendizaje.

La logística en sí es un reto, y queremos aprender de este ejercicio, si la gente ha de comprar 20 kg para que los gastos de envío sean razonables, mucha gente se echará atrás, pero si hacemos envío más discretos, el coste por envío echará atrás a mucha gente, por no hablar que envíos pequeños no son eficientes en términos de CO2. Ergo tenemos dos puntos aparentemente irreconciliables que resolver.

Hemos de experimentar con la logística, nuestra aproximación de acumular pedidos para hacer envíos grandes cada par de semanas es sólo parcial, hemos de ir más lejos, usar redes sociales, logísticas mixtas de larga distancia vs última milla, quizá reinventar alguna rueda, aprender de ello y de lo que han hecho, colaborar con iniciativas que compartan nuestro enfoque y seguir adelante.

Y éste es el pequeño resumen de hoy. La lista de tareas que mantenemos en evernote como método de brainstorming es casi tan larga como la de pedidos pendientes… Y estamos en campaña… ¿Deberíamos dejar a nuestros políticos sin besos? hmmmm Se nos ha ocurrido una idea 😀

1 pensamiento sobre “Un poco más de información”

  1. Hola! Me parece genial vuestro enfoque, loco pero en un mundo loco es la unica manera! Se que la situación es difícil y es precioso ver iniciativas así. Enhorabuena! Todavía estoy intentando entender como lo hacéis jeje.

    Un par de comentarios, el impacto de la producción de algodón es muy alto y solo es ecológico si se reusa muchas veces. No sabéis si a la gente a la que le llega lo hará. Yo no usaría mallas de algodón si no las vais a poder rconseguir de vuelta. Otras fibras como bambú o cáñamo serian mejor o sino te diria que el plastico en este caso seria mejor (creo no soy experta). Y luego esta el tema de pedidos pequeños. Es realmente eficiente en términos de co2? Aunque teniendo en cuenta que las grandes superficies las traen de sudafrica seguro que incluso así lo es.

    En serio que no quiero criticaros, quiero mas que sean comentarios constructivos. La inicitiva me parece genial. Por cierto donde estáis? En la zona de valencia?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.